Cómo pedir matrimonio a una mujer

¿Crees que has encontrado a la persona con la que deseas compartir el resto de tu vida? ¿Quieres proponerle matrimonio a esa persona tan especial para ti pero no sabes cómo hacerlo? ¿Te sientes completamente enamorado y quieres dar ese importante paso de una manera especial?

El amor, un sentimiento tan apasionante y placentero pero que puede acabar convirtiéndose en pánico y terror cuando queremos afianzar nuestra relación con el culmen del matrimonio.

Lo normal es sentir nervios e inquietud cuando tengas que enfrentarte al momento de elegir la mejor entre las muchas alianzas de boda que encontrarás, cuando tengas que seleccionar el mejor momento para hacer la pedida de matrimonio o a la hora de elegir el lugar idóneo para hacerlo.

Cómo pedir matrimonio a una mujer de forma exitosa

No hay nada de lo que preocuparse, ya que hacer una proposición de matrimonio es mucho sencillo cuando contamos con una estrategia de actuación.

Si quieres conocer la manera definitiva de pedir a una mujer que se case contigo, entonces tan solo sigue leyendo.

Asegúrate de que una boda es lo mejor para ambos

Antes de lanzarte a la piscina es imprescindible saber si tanto tú como tu pareja os encontraís en el mejor momento para vincularos de manera definitiva.

Una proposición de matrimonio puede cambiar tu vida para siempre y es preciso que comprendas que lo estás haciendo cuando sientas que estás absolutamente perparado.

Si no puedes imaginar una vida sin esa persona y crees que es ella la que te hace sentir valioso y admirado, quizá sea el momento de dar el paso.

También es recomendable reflexionar sobre si la relación ha sido lo suficientemente larga como para saber que los dos os sentís importantes para el otro. Si tan solo lleváis unos meses saliendo juntos y ya estás pensando en casarte, quizá sea algo precipitado pedir matrimonio tan pronto.

No obstante, cada relación es un mundo y en esto del amor no existen las normas, por lo que es posible que en muy poco tiempo tengas la convicción de que estás con la persona correcta, en este caso es posible que sientas que tu relación va en serio, pero aún así es importante ser precavido.

Otra pista muy buena para saber si es el momento más adecuado para ambos, es cuando eres consciente de que no puedes esperar para viajar con ella, comprar una casa o tener descendencia, por lo que entonces quizá necesites casarte ya.

Sin embargo, no es buena idea pedir matrimonio bajo presión, ya que mucha gente cree que por llevar mucho tiempo juntos ya es obligatorio dar un el siguiente paso ya que todos sus amigos y conocidos de su alrededor han empezado a casarse. Tan solo deberías pedir matrimonio si sientes que es el momento adecuado para ti.

Además, es crucial tener claro que los sentimientos de la otra persona coinciden con los tuyos. Si llevas con tu pareja el tiempo necesario y crees que el nivel de compromiso es el adecuado, entonces las posibilidades de que casarse es una buena decisión se verán incrementadas automáticamente.

Incluso aunque nunca hayáis hablado del tema, si sientes que todo va a tu favor para pedir matrimonio, entonces es el momento de que te lances a la proposición de boda.

Elige el anillo adecuado

Es un clásico que no puede faltar en una buena proposición de boda.

Aunque también tienes que tener en cuenta las preferencias de tu pareja, ya que mientras unas mujeres sueñan toda su vida con una proposición de matrimonio con todos los tradicionales detalles, existen otras que ni siquiera saben qué talla de anillo necesitan.

Intenta averiguar qué tipo de anillo quiere. Puedes preguntarle directamente o pedir a algun amigo que lo averigüe por ti.

Si le encantan las joyas y no quieres arruinar tu pedida de matrimonio con el anillo incorrecto, entonces deberás asegurarte mejor de qué tipos de alianzas de boda son las que más le gustan.

Tampoco es necesario escoger el anillo perfecto y quizá sirva la alianza de tu abuela. Tan solo asegúrate de que es un anillo que le va a gustar y que se adapta a su dedo perfectamente.,

 

Selecciona la fecha propicia

Hacer una buena elección de anillo no lo es todo, ya que también debemos jugar con el factor sorpresa. Recuerda que el efecto será mucho más romántico si tu pedida de matrimonio le pilla por sorpresa. Por ejemplo, no será muy impresionante si le pides matrimonio justo después de preguntarle la talla de su dedo.

Tan solo trata de darle un poco de originalidad y, sobre todo, no te obsesiones con el tema, ya que el día de tu matrimonio llegará cuando sea el momento correcto y perfecto para ti.

También es importante que no elijas un momento estresante para realizar la petición. Se trata de que ambos disfrutéis de ese momento tan especial, por lo que es mejor esperar a un momento de relajación para dar este paso.

Por último, si quieres usar el factor sorpresa como una baza a tu favor, entonces evita las fechas obvias, como San Valentín o Navidad.

Encuentra el lugar donde realizar la petición

Una vez tengas claro los aspectos anteriores, es el momento de elegir el lugar donde declarar tu amor.

Para causar la mejor impresión, lo recomendable es decantarse por un sitio que sea romántico, privado y especial para ambos.

  • Romántico: Como en unos jardines, en la playa o, incluso, en una excursión a la montaña.
  • Privado: No debe preocuparte pedirle matrimonio a tu pareja en un lugar público, sin embargo, es mejor elegir un lugar donde la puedas hacer verdaderamente especial y que no te provoque ansiedad la respuesta que te pueda dar.
  • Personalizado: En el amor no existen las reglas, por lo que elegir un lugar especial, como un crucero, en la torre Eiffel o donde fuisteis de vacaciones por primera vez son lugares estupendos para hacer tu declaración.

Pídele matrimonio correctamente

Ahora que sabes cuándo y dónde quieres pedirle matrimonio, es el momento para ejecutar tu plan. Quieres hacerlo de una manera que no olvide nunca, y eso no es tan complicado como piensas.

Lo simple casi siempre es mejor. Habla de lo muy afortunado que te sientes por estar a su lado y cómo de feliz serías si pudieras pasar el resto de tu vida junto a ella y, entonces, lanza la pregunta que tanto esperabas: «¿Te quieres casar conmigo?».

La creatividad siempre gana. Puedes buscar una alternativa de pedirle matrimonio. Elige un restaurante donde el personal te pueda ayudar a preparar la petición o contacta con tus amigos o familiares para que colaboren con este momento tan especial para vosotros.

Destaca por tu honestidad. No se trata de preguntar si se quiere casar contigo, sino de hacerla consciente de lo importante y especial que es para ti.

No exageres. No es necesario lanzar fuegos artificiales, contratar un desfile militar, ni que caiga confeti del techo. Céntrate en lo realmente importante, y no pierdas el foco de lo que buscas: pedirle matrimonio al amor de tu vida.

Braulio Gómez es experto en el proceso que atraviesan las mujeres cuando se trata de gestionar su lado más pasional. Braulio, con experiencia en las principales cuestiones sociales, económicas y sociales que confrontan las mujeres a lo largo de su vida, comparte en Enamora Fácilmente, y para cada más de 3.5 millones personas cada año, todos los secretos de la mente femenina de forma sencilla y amigable.

Enamora Fácilmente